Reportaje en Xoow Magazine / by Celia Mayo

¡¡¡Salgo en la revista de opinión y tendencias Xoow Magazine!!! Si abres la revista por el medio (más o menos), encuentras mi foto y un pequeño reportaje donde cuento sobre mis inicios en el jazz. Estoy super agradecida a Ramón Armengol por la oportunidad y detalle brindados y deseo que su revista siga teniendo mucho éxito.

La fotografía utilizada es de Antonio Fernández, de Rude Magazine. 

¡Pues aquí lo tenéis! ¡¡Espero que os guste!! 

Xoow Magazine. Celia Mayo.


Celia Mayo, joven cantante y saxofonista madrileña da un salto hacia el jazz. 
En mi casa siempre sonaron discos de Chet Baker, Dinah Washington, Charlie Parker, Ella Fitzgerald, Peggy Lee, etc sin embargo, yo solía cantar estilos como soul, funky o blues, ya que me identificaba más vocalmente con estas formas de cantar. Con fuerza, desgarro y pasión, sacaba mi voz más negra y a la gente le gustaba. No hace más de dos años me sumergí en el maravilloso mundo del jazz, con todas sus posibilidades. Este universo me fascinó y comencé a estudiarlo en profundidad. Cambié la manera de respirar, la posición de mi garganta, la emoción con la que cantaba, jugando con la rítmica, improvisando con la voz. En una ocasión, cuando yo empezaba en esto, acudí a mi primera jam session por Madrid. Canté mi tema y en medio del solo de piano el pianista me dijo en bajito "te toca improvisar"...No me imagino la cara que puse en ese momento pero no entendía nada de lo que tenía que hacer. ¿Era mi turno de inventar algo con la voz?, ¿lo que yo quisiera? ¡Si nunca lo había intentado! Así que abrí la boca e hice lo que pude sin saber qué hacía. Al llegar a casa me puse a buscar como loca qué se supone que uno tiene que hacer cuando improvisa y entonces descubrí que hasta existía una palabra técnica para cuadrar melodía y ritmo con la voz y eso era scatear. Lo que más me gusta del jazz es la invitación que proporciona al músico de ser abierto y creativo, de estudiar e innovar siempre que pueda, de crear momentos únicos que no se repetirán de la misma manera en un siguiente momento, de compenetrarse durante esos momentos únicos con el resto de músicos, me parece algo realmente generoso por parte de la música, un concepto del que enamorarse. Yo tenía otros estudios, trabajaba en otra cosa, una situación concreta muy distinta pero hace poco decidí entregarme por completo y ahora vivo por y para la música, simplemente porque me he enamorado de ella. Y es que es fantástico cuando el amor se hace realidad. Y como toda historia de amor, existe un camino y hay que disfrutar de éste en cada paso y así lo vivo. Estoy muy contenta y emocionada porque ahora estoy grabando temas propios (hasta ahora sólo había cantado versiones) con músicos de jazz impresionantes y poder escuchar bien grabado lo que un día se me pasó por la cabeza mientras estaba sentada en mi cocina, me parece un privilegio para el alma. Pronto podréis escucharlos por los escenarios madrileños y quién sabe si incluso por otros más lejanos. Canto por placer y por necesidad de expresar mis sentimientos y emociones. Si algún día dejo de cantar, seguro que me habré atragantado con ellos y habré dejado de existir.